By

Comprender

abrazo.jpgNadie dijo que comprender al amigo, al hermano, al desconocido, al extraño, al otro, fuera sencillo.

Comprender nos cuesta porque vivimos aferrados a demasiadas seguridades. Comprender nos cuesta porque tenemos miedo a confesar que no son tan seguras. Comprender nos cuesta porque escuchamos con nuestros oídos (y nuestras sorderas), en lugar de intentar hacerlo a través de los oídos de quien nos habla. Comprender nos cuesta cuando sin querer asumimos que somos el patrón de medida de todo lo que ocurre. Comprender nos cuesta porque se hace difícil salir del centro de nuestra mirada para poner en él a quienes no son nosotros.

Comprender ME cuesta.

Esta noche, en el lapso de apenas media hora, he sido testigo de dos desencuentros tristes, de dos pequeños grandes choques de incomprensión. Y me ha venido al corazón un pequeño texto que escribí hace ya más de dos años. Éste que me gustaría compartir contigo…

Me pongo en tus zapatos, pero mis pies ya no son mis pies, sino los tuyos. Por eso el zapato nunca me viene tan pequeño como para que me resulte incómodo; por eso el zapato nunca me viene tan grande como para que ya no pueda rozar mi piel, que es la tuya.

Me pongo, entonces, en tu piel, pero, desde el momento en que lo hago, la siento como mía y me atrevo a sentir como tú sientes, no como yo siento, ni como –torpe de mí– querría que sintieras. Y descubro cuán diferentes somos las personas, cuánto de especial hay en cada una y qué poco derecho tengo a juzgarte.

Me pongo a mirar, por último, a través de tus ojos, y entonces descubro por qué alguien inventó la palabra perspectiva. ¡Qué sorpresa! Miramos lo mismo… y vemos diferente. Pero a mí no me importa. Porque sé que luego nos tomaremos de la mano y trataremos, juntos, de acercarnos a aquello que miramos… y de acercárnoslo el uno al otro.

Y entonces entiendo un poco más por qué aquel de Nazaret dijo que nos amáramos los unos a los otros.

Y entonces, también, le pido que, si esto es comprender –quién sabe–, me ayude. Me enseñe. Porque yo, que soy torpe, me doy cuenta de cuántas veces pongo tus zapatos en mi pie, me cubro con tu piel y te regalo mis gafas.

A., enero de 2005

ilusion_optica.jpg
¿Cuántas imágenes distintas se pueden ver aquí?
Todas son ciertas.

14 Responses to Comprender

  1. Jesús Ángel says:

    Hola Alex,
    me alegra comprobar que te queda tiempo e ilusiones para lanzarte a la aventura de dar y compartir vida…
    Leo el texto de COMPRENDER y se me ocurre que todo cambia según donde pongas la coma:
    – Comprender, me cuesta
    – Comprenderme, cuesta
    – Comprender, nos cuesta
    – Comprendernos, cuesta.
    Parece obvio que el primer renglón se hace más difícil cuando no está garantizado el segudo.
    Larga vida y fortuna al proyecto…
    jesusangel

  2. Sejo says:

    Hola Alex:
    Comprender nos cuesta cuando sin querer asumimos que somos el patrón de medida de todo lo que ocurre.
    Que verdad tan escondida.
    Comprender, a mi también me cuesta mucho, muchísimo, por todo lo que dices, que asumo y rumio en mis largas horas de soledad, de miradas al infinito, de lágrimas vertidas, porque si yo no me comprendo, ¿como comprenderte?.

  3. mariana says:

    Gracias Alex,

    Cuando te encuentras con situaciones, momentos y días complicados, el comprender, el saber hacerlo, el querer hacerlo, es, en muchas ocasiones, el camino más sencillo para encontrar soluciones…..

  4. pilar( navarro) says:

    hola, Alex,

    Que verdad tan grande, que bonito y que reconfortante leer todo aquello que tu escribes y sale de dentro, de las experiencias y los sentimientos, ser inteligente frente al sentimiento es dificil y tu siempre lo eres gracias y besos.

  5. Nerea says:

    ¡Hola Álex!

    Recuerdo que hace más de un año me decías que tenías en mente abrir un blog y escribir, compartir tus inquietudes y sentimientos con los demás.
    Me ha hecho mucha ilusión comprobar que al final has podido, que lo has logrado.
    Te leeré, porque me gustan muchos tus palabras.
    1 beso muy gordo.

    Gracias por compartir con nosotros ese don que tienes.

  6. maca says:

    He escuchado lo que necesitaba oír.
    Muchas gracias una vez más.

    un abrazo fraterno

  7. Antonio says:

    Preciosa reflexión, Álex: gracias por ella!
    Como ha señalado otro amigo, es una gran verdad que “comprender nos cuesta cuando sin querer asumimos que somos el patrón de medida de todo lo que ocurre”.
    Pero frente a nuestro egoísmo, frente a vivir vueltos hacia nosotros mismos, quisiera abrirme y retenerme a mí mismo siempre abierto, Señor, frente a Tí y hacia Tí, para que se hagan polvo mis seguridades, mis vanidades y mis presunciones.
    Gracias, Señor, por quien no piensa como yo, que con su desacuerdo, invitando a comprenderle, me hace buscar.
    ¡Un abrazo muy fuerte a todos!

  8. nadia figueroa says:

    que hermoso es todo, cuando quien lo comparte esta tan lleno de amor por quien nos hace hermanos y fraternos, mi Señor,el tuyo y el de muchos que seguramente pasaran por aqui.

    un besito grande y gracias por estar.

    nadia.

  9. XiS says:

    ¡Hola, Álex!

    Recibí tu mensaje y he venido a visitarte, me ha encantado este texto, así que lo he copiado y comentado en mi blog, obviamente citándote e invitando a la gente a que lo lea en tu web. seguro que no te importa.

    ¡Gracias por todo lo que compartes!

    XiS (Blog Teruah)

  10. Belén says:

    Hola Álex!!
    es una gran alegría que finalmente te hayas lanzado!!
    ¡Siempre he admirado tu forma de escribir!
    Enhorabuena

  11. Álex says:

    XiS ha tenido el detalle de compartir esta pequeña reflexión a través de su blog (ver entrada).

    Uno de sus visitantes, Miguel, respondía ayer con un comentario que me ha movido a repensar el texto sobre “Comprender”. Esto es lo que me dice:

    _________________________

    «Empatia, ¿de verdad se trata de ponerse en la piel de los demás?

    La empatia, bonita palabra, puro acto hipócrita de la gente, se intentan poner en situación de otros, se imaginan esa situación, y se vuelven esclavos de un torbellino incontrolado de sentimientos, que nada tiene que ver con ellos.

    Cuando doy un pésame, no puedo empalizar con nadie, pues mi punto de vista, dista años luz, de aquel que está en el velatorio y ha sufrido la perdida.

    Si me pongo a pensar en lo que siente, es dejar libre mi imaginación, y liberar una cadena de sentimientos que no vienen a cuento.

    Jamás podrás sentir lo que sienten los demás.

    Ama a todos por igual y comprenderás, vivirás, sentirás, pero sin perder la realidad.

    Cada ser tiene sus experiencias, cada ser tiene un camino que recorrer.

    Empatia……… no se que es.»
    _________________________

    Y esto, lo que le he respondido:

    _________________________

    «Hola, Miguel.

    En efecto, nos es del todo imposible sentir como siente el otro, mirar como mira el otro, escuchar como escucha el otro… Porque cada uno somos hijos de nuestra historia, gozamos de una sensibilidad distinta y respondemos de forma diferente ante los estímulos del mundo. Por fortuna. Y es precisamente esta dificultad la que quería poner de relieve en mi modesta aportación, pues las personas (con la mejor intención) podemos intentar empatizar con el hermano, con el amigo, con el que sufre… y acabar haciéndolo esclavo de lo que nosotros mismos proyectamos, de nuestro propio recorrido personal, de nuestras preocupaciones, de nuestros miedos, de nuestras esperanzas.

    Por eso, lo que quise expresar con el texto es que solo nos será posible COMPRENDER, siquiera un poquito, al otro cuando seamos conscientes de esta limitación humana y nos atrevamos a trascenderla, en la medida en que a cada cual nos sea posible. Cuando, en fin, nos atrevemos a quitarnos nuestras gafas miopes y a salir del centro de nuestra mirada.

    Te agradezco de corazón tu crítica, que me ha ayudado a repensar lo que en su día escribí. Pero, al mismo tiempo, te confieso que no entiendo por qué la has expresado con un tono que, por lo menos desde este lado, se lee demasiado seco y cortante. Aunque no podamos ponernos enteramente en la piel del otro, no resulta tan complicado entender que la ternura y el cariño son siempre mejor recibidas que la aspereza… y tienen la capacidad de expresar cualquier sentimiento con mucha más fuerza.

    Te envío un abrazo fraterno.»
    _________________________

  12. Álex says:

    Miguel me respondió al comentario anterior en el mismo blog de XiS
    _________________________

    «Estimado amigo Alex,

    Lo primero, pedir disculpas si mis palabras sonaron en tono seco y cortante,
    cuando escribo, soy fiel a mi pensamiento, escribo lo que siento en ese momento. No me paro a pensar si puedo herir a alguien, quizá una nueva herida sane alguna que llevaba tiempo abierta o quizá surja un nuevo punto de vista o quizás un comentario, como el tuyo, me haga reflexionar sobre mi mismo.

    Con respecto a tu texto, no era una crítica, o sí, por mi parte no.

    Solo fue un pensamiento que surgió de mi alma al leer tu texto y que plasme en el escrito.

    Si rebusco las palabras o intento ser simpático o agradable, distorsiono lo que intento escribir y lo que es peor, distorsiono lo que de verdad soy.

    Cuando veo por la televisión las atrocidades que se comenten en este mundo, siento compasión por las personas y por el sufrimiento que padecen.

    Pero, ¿Quién me dice que ese sufrimiento no sea parte de nuestro desarrollo, tenemos lo que merecemos?.

    Es muy fácil empatizar, pero son muy pocos, los que se cambiarían de verdad por los demás y menos los que darían su vida por los demás.

    La ternura y el cariño, surgen del amor hacia los demás, son atributos del amor, no de la empatia.

    Ama a los demás como a ti mismo y no desees a los demás lo que no quieras para ti.

    “No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he
    venido a abolir, sino a dar cumplimiento”. Mateo 5. 17»
    _________________________

    Le contesto…

    _________________________

    «Gracias por tus palabras, Miguel.

    En realidad, yo no usé en ningún momento la palabra ‘empatía’ en el texto; hablé de ‘comprender’. Y, desde luego, la comprensión ha de caminar de la mano de una vocación descentrada de nosotros mismos, que nos mueva a dar la vida con generosidad antes que a salvar simplemente nuestros muebles.

    Un abrazo,

    Álex»
    _________________________

  13. Maria Luisa says:

    Hola Álex.
    Nos cuesta comprender, los razonamientos de los demas hacia nuestras cuestiones.Porque nosotros ya tenemos una respuesta hecha a nuestra medida,pensando casi siempre que es la mejor.

    Gracias por permitirme entrar en tu blog.

    Un abrazo.
    Maria Luisa.

  14. Daniela says:

    hola Alex te extraño mucho y te estamos esperando
    ya vi tus fotos y estan muy bonitas

Deja un comentario