By

El kiwi que quiso volar

kiwi.gifUn kiwi no tiene alas. Mejor dicho: las pequeñas alas que la naturaleza le ha regalado, apenas un par de apéndices, son difíciles de apreciar, escondidas como quedan bajo su plumaje. Por eso, un kiwi nunca podrá volar.

¿Nunca?

–Qué pequeña eres, brizna de hierba.
–Sí, pero tengo a toda la Tierra bajo mis pies.

RABINDRANATH TAGORE

pajaros-barro.jpgNo hay sueños imposibles. Pero volar sobre la realidad presente para poder abrazar la utopía exige dedicación, constancia, cariño, paciencia, confianza… el corazón en el cielo y las manos en el barro.

Y fe. Porque los milagros acontecen a cada paso para quien sabe descubrirlos.

Y tú, ¿quieres volar?

14 Responses to El kiwi que quiso volar

  1. Karla says:

    Muy cierto eso que escribiste Alex, los milagros acontecen a casa paso para quien sabe descubirlos…..

    Lo tendré en cuenta.

    Gracias, un saludo

  2. maca says:

    “Estamos llamados a cosas grandes. Recibamos de buen grado las cosas pequeñas y seremos grandes.” San Agustín (Sermón 117,10,17).

    Esta frase siempre me ha encantado al igual que la frase de Tagore.
    Muchas Gracias Álex!

    un abrazo

  3. Miguelo, sc says:

    Gracias por la lección, Alex. Llevo un tiempo viendo mis alas atrofiadas. Seguiré confiando, seguiré teniendo paciencia, seguiré trabajando y poniendo empeño… seguiré creyendo en los milagros.

  4. Prats says:

    “El agua no horada la piedra por su fuerza, si no por su constancia”

    Joaquín aún guarda esa frase y ambos la comentamos de vez en cuando… Llamalo fe, llamalo esperanza o deseo o… Pero en el fondo la verdad es que con lo poco que tenemos si nos esforzamos podemos darnos hasta donde nadie creería que lo haríamos

  5. sanmi says:

    Me ha encantado Alex. Vaya reflexión tan bonita.Qué dificil es darnos cuenta a veces de esto, o bueno, por lo menos de recordarlo. Los milagros de cada día, valorar cada instante como único, porque es cierto que cada momento es especial.
    Y grache por hacernos descubrir el video este que esta mu ben.

    un abrazo alexander. A ver si nos llamamos y me cuentas qué tal te va por tu Roma querida.

  6. Vicky says:

    Me siento muy identificada. Aveces uno tiene sueños que parecen que nunk llegaran a ser realidad, pero lo de la constancia, dedicación y sobre todo desearlo con todo el corazon nos llevan a apasionarnos por el y entonces nos vuelve ese espiritu de lucha que se necesita para tenerlo. Gracias por esa historia que revivió mis más grandes deseos.

  7. yunuen mendez says:

    gracias
    me recordo que, a pesar de los errores siempre es bueno volver a empezar, a luchar, a volar, tan alto, que nuestros anhelos lleguen a Dios.

  8. María says:

    “Ella está en el horizonte -dice Fernando Birri-. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar.”
    EDUARDO GALEANO “Ventana sobre la utopía”

  9. Álex says:

    Gracias por reabrir esa ventana hermosa hacia la utopía, María…

    Sigamos caminando.

  10. María says:

    ¡En marcha! A eso estamos llamados, ¿no?

    (Gracias a ti)

  11. Grácias joven Alex, por este pequeño y último mensaje, en el se dice todo lo que somos y debemos hacer, “permaneced en la Vid, pues vosotros sois los sarmientos y sin mi, nada podeís hacer” Jesucristo- quien da la vida por nostros. para que tengamos vida y la tengamos en abundancia. esto es compartir. JhEC.

  12. lola says:

    Hola que tal!, soy nueva en esto.

    Aprovecho el momento, para darte las gracias por la reflexión, es muy bonita y me ha ayudado en este momento, si creo en los milagros!,
    que tengan un excelente día todos! y gracias por cada una de sus aportaciones, que Dios los bendiga

  13. santiago says:

    precioso blog, escribes desde el corazon y ahi es donde estan l sentimientos, un corazon enamorado de Dios. muchas personas olvidan que nuestras almas tienen alas para surcar el valle del amor, pero tenemos miedo a volar por ese valle y no nos arriesgamos a lo desconocido. Dios te bendiga.

  14. Álex says:

    Muchas gracias por tus palabras, Santiago. Que el Señor te bendiga.

Deja un comentario