By

Luis Enrique, 11 años

luis-enrique

Porque la pobreza (y la esperanza) tiene rostros, tiene historias, tiene corazones, tiene anhelos, tiene caminos de ida y vuelta, tiene maíz alrededor, tiene una letrina entre plásticos, tiene mirada… tiene barro en los zapatos.

Escúchale. Se llama Luis Enrique…

28 Responses to Luis Enrique, 11 años

  1. CESAR ENRIQUE says:

    Lamentablemente esta es la triste realidad de muchos hermanos nuestros, que viven en la más extrema pobreza, fruto de la mala politica gubernamental y la mala distribución presupuestaria de los gobiernos de turno. Es por eso que nuestra misión como cristianos es formar nuevos lideres con autenticos valores cristianos para poder cambiar estas estructuras obsoletas y poder construir un mundo mas justo, mas humano, mas solidario, siguiendo las enseñanzas del maestro Jesús.

  2. TeSs says:

    Porque son miradas que deshacen, que convierten el corazón de piedra en corazón de carne, porque es posible unir las manos para soñar un mundo nuevo, porque soñar es el principio de un sueño hecho realidad.

    Yo también quiero meterme en todos los charcos, mancharme de barro los zapatos, ir en busca del otro, en lugar de reservarme un lugar tranquilo.

    Qué decir Álex…directo al corazón.

  3. Alejandro says:

    Gracias, Alex.

  4. Cipriano says:

    Si todos dieramos algo de nosotros para q otros vivieran mejor y compartieramos este mundo seria diferente y Dios estaria en nosotros.

  5. analia says:

    Ahora que termino de ver y escuchar me quedan muchas cosas en el corazón. Una es agradecer todo lo que hasta ahora me ha sido dado como regalo sin que yo haya hecho nada para merecerlo o dejar de merecerlo,por pura gratuidad de Tata Dios. Lo segundo, qué lección inmensa esconde para mí ahora mismo,la sonrisa de Luis Enrique! Y una más: esta confirmación de que la pobreza y la Esperanza tienen rostros bien concretos, visibles, cercanos; tienen nombres, entorno, historia…y están ahí para decirnos algo, para darnos el goce en una sonrisa auténtica, y para hacernos comprender que lo que no se comparte …se pierde.

    (Me llevé por estos días una frase tuya para mi blog)

  6. María Luisa says:

    Triste realidad la de numerosos niños.

    Hay en ellos algo muy grande, que ante las tremendas carencias con las que viven nunca pierden la sonrisa.

    Un buen ejemplo a seguir.

    Gracias Álex.

    Un abrazo.

    María Luisa

  7. Sergio says:

    Que maravilla, ver la carita de orgullo al enseñar su casa y sus cosas, cosas que nosotros podemos ver casi con asco, pena, tristeza, y para él son su tesoro, su alegría y su orgullo. Que difícil de entender que la misma cosa sea radicalmente opuesta según quien la mire.

    Gracias Álex por acercarnos

  8. Ana says:

    No puedo dejar de escribir, después de ver el brillo en los ojos de Luis Enrique, y esa sonrisa…
    Su expresión dice más que mil palabras. Su rincón entre la miseria lo dota de una gran dignidad, que es su afán por vivir, por sobrevivir.
    No tengo duda de que Dios se encuentra en esa casa, y en el corazón de esa familia, que se esfuerza por remontar cada día nuevo.

    Gracias por hacernos llegar este testimonio.

  9. Rosita says:

    Me has hecho revivir la primera vez que fui a una casa, siendo alumna de enfermería, para ver por qué un bebé no acudía a sus controles en el consultorio y me encontré con la “casa”, muy parecida a la de Luis Enrique, sumida en el barro, al lado de un río…
    Gracias por recordarme dónde debo estar y hacia dónde tengo que encauzar mi vida, es decir el servicio a los demás

  10. Belén says:

    ..y ante todo la cara de felicidad del niño, mientras a mí me caen lagrimones al verlo…

    ¿A qué le damos la mayor importancia en la vida? se me hace difícil de contestar con sinceridad sin avergonzarme

  11. Marta says:

    Simplemente GRACIAS Álex! Por invitarnos a conocer a Luis Enrique, quien nos ha invitado a descubrirnos a nosotros mismos.

    ¿Dónde tengo puesto mi corazón? Al descubrir los corazones de estos pequeños una se da cuenta de cuánto le queda por simplificar el suyo propio, para acercarme más a Dios.

    Gracias a todos los Luis Enrique que nos enseñan el camino hacia Él.

  12. Chumi says:

    Y pensar que en Guatemala conocí muchos niños que ya no sólo media hora en llegar al colegio, si no hasta 3 horas diarias… pero ahí están, con ganas de recibir una enseñanza. Hay potencial…

    Bonito testimonio, uno entre muchos que, a veces o a menudo, ignoramos.

    Gracias y un abrazo

  13. Andrea says:

    Gracias, Alex por este maravilloso video, me llevo a Luis Enrique en mi corazón.
    es un niño maravilloso, tiene mucha luz en su corazón!!Me ha conmovido, su historia
    como muchas otras…son tantos los niños que viven esto, que sueño más lindo sería que todos cumplieran un día sus sueños y esperanzas! Es una historia conmovedora.
    Gracias por compartirla.

    Besos.

  14. Víctor MB says:

    Saludos Alex después de demasiado tiempo!

    Doy a clases a niños de la edad de Luis Enrique y aunque también tienen algunos situaciones complicadas, en poco se parecen a la de este pequeño. Además ellos no valoran más de la mitad de las veces todo lo que tienen o pueden tener.

    En mi blog cometí el error de no poner nada de Manos Unidas de este año. Si me lo permites (supongo que sí), voy a invitar a quienes me visiten a que te enlacen, ya que tu hermoso blog forma parte de mi lista de enlaces. No puedo encontrar nada mejor que esto para poner en mi “blog”.

    Una vez más, gracias por tu sensibilidad auténticamente cristiana. (La entrada anterior también me encantó)

    Paz y Bien!

  15. Álex says:

    ¡Qué alegría leerte por aquí, Víctor!

    Por supuesto, cita lo que quieras en tu blog. Siempre es un placer.

    Gracias por vuestros ecos compartidos, y por vuestros abrazos para esa mirada tierna y llena de esperanza.

  16. ANGELYMARILO says:

    Lo curioso de todo esto es que Dios está siempre con nosotros, dentro de nosotros. Incluso cuando no miramos a nuestros hermanos, los que sufren, Dios sigue estando en nuestro corazón.
    También es curioso que Dios está en sus corazones, y se nos olvida igualmente. Incluso son Sus preferidos.
    Decía alguien el otro día: “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”
    Supongo que esta cuaresma que hoy empieza podemos replantearnos lo que decía Isaías hace no tanto:
    Así dice el Señor: «¿No será más bien este otro el ayuno que yo quiero: desatar los lazos de maldad, deshacer las coyundas del yugo, dar la libertad a los quebrantados, y arrancar todo yugo? ¿No será partir al hambriento tu pan, y a los pobres sin hogar recibir en casa? ¿Que cuando veas a un desnudo le cubras, y de tu semejante no te apartes? Entonces brotará tu luz como la aurora, y tu herida se curará rápidamente. Te precederá la justicia, la gloria del Señor te seguirá.»

    Mucha Paz.

  17. Ljudmila says:

    Hermosos ojos llenos de esperanza. Cuanto hay para hacer en el mundo! Un abrazo y gracias.

  18. juan says:

    Hola!! me gusta mucho tu blog!! lo leere a menudo!! Felicidades!!

    Paz y Bien

  19. Richi Donet says:

    Hermanito… acabo de descubrir esta nueva entrada… No me avisa ningún e-mail cuando publicas una entrada nueva. Gracias por ayudarme a formar parte de cada uno de los proyectos que preparas acerca de COMUNIDAD ESPERANZA. 2007 un verano que nos marcó a los dos por esas tierras GUATEMALTECAS y por la mirada intensa de sus gentes. Impresionante la vida de este muchachito y cómo, con una preciosa SONRISA, te abrió las puertas de su casa de par en par. Ojalá aprendamos todos nosotros a hacer los mismo que Luís Enrique! Un petonet tete! (Nos vemos en 4 días! =o) )

  20. Richi Donet says:

    Hermano ya me he registrado para que me avise de cada entrada… Soy corky! =o) LA VIDA ES BELLA!

  21. Sejo says:

    Esa mirada, esos ojos, imagen de Dios.

    Ante esto no hay nada que hacer, se nos caen todos nuestros esquemas, comodidades, egoismos.

    Gracias por hacernos tan cercano, algo que nos parece tan lejano y que tenemos tan solo a un clik de nuestro mundo.

    Un abrazo:Sejo

  22. Thomas-Taizé 03 says:

    ¡ Hola Álex !

    ¿ Qué decir más ? Como lo decía TeSs : “directo al corazón”… Vengo de enviarte un mail bastante importante, gracias por tu atención.

    Un abrazo fuerte,
    Thomas.

  23. Miguelo, sc says:

    Tuve la ocasión de convivir con muchos “Luis Enrique” durante un verano en la selva venezolana. Esos niños, y Luis Enrique me terminaron de aclarar que la felicidad no la da el dinero. Te aseguro que en esos dos meses vi más rostros felices que los que veo a mi alrededor en mi vida cotidiana. Aunque en nuestro mundo no queramos mirar para ellos para evitar sentir vergüenza, ellos tienen mucho que enseñarnos y nosotros mucho que aprender…
    Un abrazo, Alex

  24. Teresa says:

    Unidos por un mundo mas justo y mas humano!! Dios te bendiga. Teresa

  25. ANGELYMARILO says:

    Dicen las buenas lenguas que vuelves este verano por Cobán. Da recuerdos nuestros a todos.
    Un abrazo lleno de Paz.

  26. Álex says:

    …y dicen bien.

    Qué alegría, ¿no?

    Otro abrazo enorme.

  27. Ana Rocio says:

    Creo que en estos tiempos se nos ha ido convirtiendo el corazon de carne en piedra muchas veces, y es muy triste, no es lo que Dios quiere.Solo cuando somos testigos de testimonios de pequeños como Luis Enrique con ese corazoncito tan puro y humilde y que son ricos en espiritu y aun asi ofrecen lo poco que tengan!.Podemos pasarnos la vida entera y nunca aprenderemos,que la misericordia de Dios es infinita!.GRACIAS SOY URUGUAYA

Deja un comentario