By

No hay en el mundo una fuerza

Atardecer en Bangassou

No hay en el mundo una fuerza
capaz de arriar mis banderas
ni existe allá fuera poder
ante el que rendir todas mis patrias.
No hay, parece, razón
por la cual derribar estos muros,
motivo para dejar atrás
el baluarte de mis dioptrías cansadas,
porqué que invite a vivir
desviviéndome en otra frontera.

No hay en el mundo una fuerza
que prometa eternidades cotidianas,
resurrección de la primavera entre el frío,
un milagro a la vuelta de la esquina,
un sentido fuera de mis planes,
un tren hacia lo incierto,
un incierto que sana.

No es posible que exista ese nervio;
feliz era yo sin destinos movedizos.
No puede haber en el mundo potencia
que rasgando mi certeza me salve,
como hoja caduca que cae
para alfombrar de hermosura los campos.
No hay en el mundo una fuerza
que, al romper, por siempre repare.

No hay en el mundo una fuerza
salvo una.

Tú,
Él en ti.

Luna llena

21 Responses to No hay en el mundo una fuerza

  1. ROSITA says:

    Alex: Gracias por este bello poema de verdad
    ya extrañaba tus posteos

  2. Cristina says:

    Gracias por escribir de nuevo. Despertarme y empezar la mañana leyendo un poema así, no puede menos que sacarme una sonrisa para el resto del día.

  3. Alejandro says:

    Te leemos de nuevo con gran placer.

  4. NELLY says:

    HOLA ALEX:
    GRACIAS POR Q VOLVISTE NO SABES CUANTO TE EXTRAÑABA, Y GRACIAS A DIOS XQ NO DEJAR Q TE PERDIERAMOS, ESTE NUEVO ESCRITO ESTA BELLISIMO.
    QUE DIOS TE BENDIGA Y NUNCA NOS DEJES.
    NELLY

  5. teresita diaz hidalgo says:

    bellisimo poema, fuente de inspiracion para el espiritu, gracias por compartirlo

  6. Cecilia says:

    Alex
    nos has hecho esperar pero valió la pena, lindo, muy lindo el poema, profundo, muy profundo. Me ha hecho pensar en las seguridades que a veces no queremos dejar y también en los riesgos que afrontamos. Gracias. Un enorme abrazo.

  7. Laura says:

    Hola Alex, como siempre es un placer leerte y asi saber que seguimos conectados..Te mando un anoorme abrazo!! GRACIAS por compartirte!!

  8. Jessica says:

    Hoooola Alex¡¡¡¡¡¡
    Gracias a Dios un nuevo mensaje tuyo, portador de amor hacia nuestro creador. Muy lindo. Me encanta leer tu blog y más cuando siento que me falta “algo” en mi vida. Que Dios te bendiga¡¡¡¡¡¡

  9. Mariola says:

    ¡Que alegría leerte de nuevo Álex! !Gracias por volver! Un abrazo

  10. Martuky says:

    Me uno a la alegría de volverte a leer. No te han abandonado las musas sino que vuelven con más fuerza que nunca.

    Precioso el poema, como siempre, remueve por dentro.

    Un besazo!

  11. JAIME says:

    HERMOSISIMO, GRACIAS PÒR APARECER DE NUEVO EN MI CAMINO…

  12. Sonia says:

    Hola, ya te has hecho rogar ehhh!!!! Pero ha merecido la pena, precioso el poema. Llegará hasta África seguro ;-p.
    Besotes
    Sonia

  13. Eliza says:

    Eres como azucar en el paladar!!!

    Muchisimas Gracias por volver.

    Dime si tu no estas quien podra seguir con la mision??

    El alfarero decea que tu, su barro hagas crecer la obra.

    Un fuerte abrazo.

  14. TeSs says:

    “Si supieras que camino con tu mirada anclada en mi…”
    Si supieras que a este lado del mundo no existe fuerza tan tierna y dulce para caminar sobre el ocre, que saberse caminando de la mano, de tu mano…
    Si supieras que en mi debilidad tu te haces fuerza para creer, para luchar, para soñar…
    Si supieras cuanto te echo de menos…
    Con tu velar y mi soñar el camino es facil.

    Mbi Ye Mo Mingi, lakue lakue.

    Wali ti mo.

  15. Maria says:

    Hola Alex que alegria leerte y que estes de nuevo hermoso Poema muchas bendiciones

  16. Brigy says:

    Dios sabe todas las cosas y sabe que llegué aquí sin estar buscándolo, pero lo permitió porque iva a encontrar esta bendición. Ahora te conozco Alex y le pido al Señor que siga bendiciendo tu vida cada día más.

  17. Alex, un gusto poder tener novedades tuyas amigo, sabes que desde Chile, tienes un Hermano y Amigo, que Ora por ti.

  18. Inma says:

    Toda una alegria el que hayas vuelto,es un encanto tenerte otra vez entre nosotr@s y volver a compartir y tener momentos de reflexión con los poemas y textos que nos expones.Gracias Álex

  19. Virgi says:

    Hola!!Hermoso poema!!
    Me encanta que puedas expresar lo que muchos sentimos y pensamos pero que no tenemos la capacidad para plasmarlo.
    Gracias por compartir esto con nosotros.
    Dios te bendiga!!
    Saludos desde Argentina

  20. Analía says:

    Alex, GRACIAS!
    Es hermosísimo esto que escribiste. Lo leo una y otra vez (en la seguridad de que nos darás mucho tiempo antes de cambiar de “entrada”) y cada vez me dice algo más; y me siento sonriendo mientras descubro sintonías con mi alma en las frases:

    “un tren hacia lo incierto,
    un incierto que sana…”

    “No hay en el mundo una fuerza
    que, al romper, por siempre repare.”

    Y quiero rezar, y agradecer.

    Un abrazo!

  21. Álex says:

    Muchas gracias a todos por vuestros ecos. La verdad es que tenía muchas ganas de retomar este blog, que se había convertido en un rinconcito muy importante de mi vida. Muchos os habíais puesto en contacto conmigo en los últimos meses, y a través de distintos medios, para preguntarme qué sucedía con la página y por qué había dejado de compartir a través de ella. Vuestro interés me ha sorprendido y desbordado. Algunos os preocupabais por que estuviera pensando en cerrarla, otros me animabais a no abandonarla… En cualquier caso, nunca ha sido ésa mi intención: sencillamente he dispuesto de menos tiempo para dedicarme a ella con la calma que merece. Y es verdad también que en ocasiones uno anda un poco más necesitado de silencio, de entrar dentro para poder ofrecer luego fuera.

    Ahora estamos de vuelta. Siempre con renglones torpes que la mano sabia del Alfarero enderezará en su infinita misericordia. Y a los que vuestros comentarios, impresiones y mensajes de regreso alimentarán y dotarán de sentidos nuevos. Sigamos modelando juntos el barro, haciéndonos dúctiles a esa fuerza que, al rompernos, por siempre nos repara.

Deja un comentario