La uva está hecha de vino

Un hombre de las viñas habló, en agonía, al oído de Marcela. Antes de morir le reveló su secreto:

—La uva —le susurró— está hecha de vino.

EDUARDO GALEANO, El libro de los abrazos

La uva está hecha de vino. ¿Ocurre entonces que ya somos todo lo mejor que podemos llegar a ser? ¿Descubrir el vino que ya llevamos dentro se convierte, por tanto, en nuestra primera y gran tarea para la vida? ¿Hay una misión, un porqué, un camino, que desde siempre han llevado mi nombre, que nadie más puede recorrer por mí, que ningún otro va a pisar si yo no dejo mi huella? ¿Me atreveré a rascar la piedra que amenaza con ahogar mi corazón para regar su carne con ese vino que moja y llena de aromas lo profundo?

Tu ley está escrita en el fondo de mi alma, dice el Salmo 40.

En el fondo de mi alma. Allá donde sólo el amor puede fermentar el futuro.